Ir al contenido principal

Geografía de la luz XIV

Instantáneas XXV

Son tantos los reflejos
que es imposible
reconocerse en el caos.
En los latidos del cisco
me tiembla la mirada,
mi voz no sabe de silencios
que forjen mis huellas,
se quiebran las líneas de mis manos
al dibujarse aradas por el tiempo.
Idénticas palabras a las ya escritas
se hacen compás del aire
para repetir una vez más
que el miedo ahoga mis ternuras,
que renunciar al vacío es mi deseo,
que sólo aspiro a modelar
la geografía de la luz en tu piel,
la belleza dormida
en el sur que nos espera.

Comentarios