Ir al contenido principal

Geografía de la luz I

Las vidas del poeta XXIX

Desechar la mirada
que anheló el norte equivocado
para encontrar respuestas,
olvidar las palabras
que sólo buscaron reflejos
para repetirse en tus labios,
ignorar los mapas
que soñé a ciegas,
silenciar los caminos
que recorren mis sombras,
modelar la voz
en los espejos cotidianos,
en la geografía de la luz,
en los postigos del alma
que acercarán el horizonte
para nombrarse piel y susurro,
madeja que permanecerá estremecida
y en cada ternura forjará mis manos.

Comentarios