Ir al contenido principal

Todo y nada IV

Las vidas del poeta XIX

Se ilumina la memoria
en el perfil de la espadaña,
el puente acompasa su reflejo
al terciopelo de la tarde,
en el cobre viejo de las torres
se deshace el tiempo
para convertirse en belleza.
Una mano al aire conmovido
se vuelve cadencia de voz,
vientre de raíces,
soledad de mimbre antigua.
Soy camino al sur de las palabras,
horizonte traspasado de ternuras,
hacedor de versos
con aliento de esperanza.

Comentarios

Publicar un comentario

Tus palabras cotidianas...