Ir al contenido principal

Somos lo que amamos XIV

Las vidas del poeta XII

He tardado media Vida
en encontrar este poema,
media Vida para convertirlo
en mi sangre,
en mi respiración,
en mis palabras.
Soy las sombras de la tarde,
el viento dormido en tu rostro.
Soy mis manos en tu cuerpo,
la luz que inunda tu mirada.
He tardado media Vida
en encontrar este poema,
media Vida en encontrarte
y hacer mío este poema.

Comentarios