Ir al contenido principal

Cadencia XXI

Las vidas del poeta XV

A contraluz de los deseos
renace tu belleza
de materia antigua.
Eres memoria de raíces,
cadencia de ternuras,
milagro cotidiano.
Recorres la tarde
para adormecerla
en el perfil de los vencejos,
los tiempos del alma
para forjarnos la voz,
los espejos del río
para inundarme la mirada.
A contraluz de los deseos
permanezco en tu belleza
de materia antigua,
en el aliento que te da forma
hasta volverme criatura sagrada.

Comentarios

  1. Querría yo saber dónde se encuentra la persona que me convierta en criatura sagrado, porque está claro que solo es una cuestión de amor, de afecto, lo que nos vuelve sagrados.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus palabras cotidianas...