Ir al contenido principal

Cadencia XVIII

Las vidas del poeta VII

Me detengo en cada aliento
para no desaparecer tras el ruido,
para nombrar la belleza que estremece
hasta romperte de dulzura,
para modelar la luz
que esparcen las palabras
y la sal que da forma a sus perfiles.
Me detengo en cada ternura
para reconocer los tiempos del alma,
la memoria que me anuncia
en la voz de los espejos.

Comentarios