Ir al contenido principal

Cadencia XVI

Las vidas del poeta VIII

En la transparencia de los días
habita la cadencia silenciosa,
mi hambre dolorida,
tu belleza iluminada.
En el vendaval de los reflejos
se reconoce la memoria de las manos,
la voz de la ternura,
el contraluz de los deseos.
En el compás de la Vida
renace mi aliento a borbotones,
tu esencia en mi regazo,
la esperanza de soñarnos
desnudos frente al espejo.

Comentarios

  1. Es como si me leyese a mi misma. Me encantan tus poemas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus palabras cotidianas...