Ir al contenido principal

El tiempo detenido LVI

Las vidas del poeta VIII

BELLEZA II

Estaban solos frente al frío,
solos frente a la noche.
Ella le besó la mano como se besa el aire limpio,
luego cerró los ojos,
se la acercó al cuerpo y la dejó allí dormida.

Comentarios

Publicar un comentario

Tus palabras cotidianas...