Ir al contenido principal

El tiempo detenido LXXV

Volver a la frontera II. Return to the border II.

Desnudo,
abrazado a tus formas,
con las manos
donde tu piel es más suave
y se humedece,
declaro y me abandono
a mi devoción por ti.

Atenas, cada mañana.
Tú y yo, él y ella,
otro hombre anónimo
junto a otra mujer anónima.

Comentarios

  1. En esas circunstancias es facil abandonarse. Poema intimista, donde los haya.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Cada día, el anonimato nos da la identidad, cuando somos piel que se abraza a otra piel, un tacto al otro.
    precioso!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus palabras cotidianas...