Ir al contenido principal

El tiempo detenido LXV

Al-Mubarak. Los tiempos del agua.

Dejaste el agua de tus manos en mi piel,
la gloria de sabernos inmortales por una noche.
Las sombras tomaron forma
y tu sabor sobrevivió en las miradas fugitivas
que rebelaron el silencio de unos cuerpos doloridos.
Eres la ternura en el viento,
el deseo que enraíza la mirada
en el horizonte de mi voz.

Cádiz, octubre de 1978.
Lucía ha besado a Pablo.

Comentarios