Ir al contenido principal

El tiempo detenido XLVI

Las manos de la memoria II

En aquella casa que ya no es
permanece el tiempo en mis manos,
la distancia perfecta que crea el recuerdo,
las formas que dibuja la ternura en la infancia.

Comentarios

  1. Qué impecable y bello!! Agradezco el haber encontrado este poema hoy, una mañana en la que me despierto buscando algo luminoso.
    un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus palabras cotidianas...