Ir al contenido principal

El tiempo detenido XXII

Las manos de la memoria II

Los recuerdos llegan sin avisar, de repente,
pidiendo que los acaricies con las manos.
La mecedora de la abuela,
las horas del reloj en la tarde,
abrir los ojos y caminar por cada forma,
por cada dibujo del aire y del agua
hasta que alguien venga a despertarnos.
Los recuerdos te hacen y te deshacen,
te recorren los sentidos,
te salvan la Vida.

Comentarios

  1. Vaya sorpresa de blogg precioso!!! me loa punto y lo enlazo con el mío, si no te importa.
    Un abrazo
    Puramariacreativa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus palabras cotidianas...