Ir al contenido principal

El tiempo detenido XV

Al-Mubarak. Para tocar la Vida.

He elegido el silencio
para escribirte estas palabras.
Te has ido y todavía no sé por qué,
quizá no quiera saberlo nunca.
Dicen que estabas triste,
que ya no podías con la Vida
ni ella tampoco contigo,
que todo había perdido la luz
y el color que tanto amabas.
De los que viven junto a mí pocos te conocen,
a pesar de ello también te desean paz.
Descansa tranquilo,
ya puedes volver a tu madre,
nosotros no quedamos solos,
nos acompañan tus caricias
y el nombre de Julia.

A José Agustín Goytisolo.

Comentarios

  1. Caballero: Juegas al ajedrez, ¿verdad?

    La Muerte: ¿Cómo lo sabes?

    Caballero: Lo he visto en los cuadros y lo he oído en las baladas.

    La Muerte: Sí, a decir verdad soy muy buena jugadora de ajedrez.

    Caballero: Pero no eres mejor que yo...

    (Ingmar Bergman, El séptimo sello)

    ResponderEliminar
  2. Buen poema y buena la observación de Anónimo...
    un saludo....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus palabras cotidianas...