Ir al contenido principal

El tiempo detenido II

Al-Mubarak. Oasis.

Eres la Vida que me persigue
para modelar una a una
las palabras que me habitan.
Si mis manos te besan,
o mis ojos,
me tiembla el aliento.
Ay mi bien,
recuérdame cómo construíamos el mundo
con nuestros besos,
con el sur de nuestro vientre,
con la tierra y el agua
que nos ha parido la voz
inundada de jazmines.

Comentarios

  1. Bueno, bueno, anduve recorriendo estas materias cotidianas y debo decir que tienen mucho peso por su calidad y hermosura...¡la poesía! ese hilo de oro...

    Un gustazo pasar por acá...gracias por tus visitas :)

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Quisiera recostarme en estos versos. Me revuelco en un puñado de jazmines.Quiero seguir escuchando esas voces, seguir cantando mezclada en ellas. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  3. Me imagino que las dos lo sabéis, pero es enorme la satisfacción que uno siente cuando alguien le lee y se "desnuda" ante sus versos. Gracias por leerme.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus palabras cotidianas...